martes, 21 de mayo de 2013

Nunca mueran.

"UPyD, en principio, se abstendrá al estimar que el Parlamento 'no es una Academia de Historia en una democracia avanzada'".

Últimamente tengo una sensación que me devora por las mañanas y no me deja en paz hasta que consigo dormirme bien entrada la noche. Algo así como la necesidad de gritar, de decir que qué broma de mal gusto es ésta. Pero tengo la boca tan llena de vómito que temo que al abrirla no pueda respirar y muera asfixiada.

A cada bofetón, a cada insulto, es más difícil no echarse a llorar y tirar la toalla. Y pese a todo, aquí seguimos. Quienes creemos en la necesidad de conocer nuestra Historia, en la importancia del pasado para comprender y construir el presente; quienes sentimos que el verdadero conocimiento de los hechos que ya fueron puede ayudarnos a hacer justicia aquí y ahora; quienes nos oponemos a un discurso histórico maniqueo, violado y maltratado durante años por el poder hegemónico; quienes reivindicamos el derecho y el deber a la memoria y hemos decidido dedicar nuestra vida a recuperar la nuestra, la colectiva, la que nos han arrebatado.

Aquí seguimos, en el combate por la Historia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"No nos convertimos en lo que somos sino mediante la negación íntima y radical de lo que han hecho de nosotros", escribimos Sartre.
Hace unos meses estoy de asistente regular a congresos y foros de debate, de Historia, Literatura y Filosofía. Y persiste la lucha, entre los que quieren destruir la modernidad, de Aristóteles en adelante, olvidarse de Europa, de los Universales, pero caen en la verborragia antieuropea y el relativismo ingenuo, improductivo.
También están los que piensan que los universales modernos están vencidos, y hay que hacer unos nuevos, pero no saben por dónde empezar.
Y cuando dicen derribar la escuela, la universidad, las instituciones modernas, todavía viven y comen de una cátedra, y no pueden sacudirse eso de encima.
Porque al sistema, como decía un filósofo popular argentino, "lo tenemos bien adentro".
Allá las cosas están agitadas, por cosas que acá ya nos pasaron, por cosas menores, dicen algunos, pero las cosas pasan. La violencia, esa partera de la historia, no espera ya a ser alentada por la represión para saltar.
Así que dennos esperanzas, muévanse. Y yo, desde acá, cómodo en el sistema, que lo tengo bien adentro, pero no en mi conciencia, observo, y busco de donde agarrarme. Así que dennos esperanza, dennosla por el culo, para sacar de ese espacio al molesto sistema.

Gracias.

Shaynne dijo...

Cuenta Galeano que por las calles de Bolivia se encontró a un ejecutivo importante, con dinero, blanco de esos que parecen criollos de primera generación o europeos mismos, y que tras preguntarle si veía posible que la Revolución fracasase, el ejecutivo dijo que aunque, con suerte, Occidente consiguiera derrotar los procesos políticos, "los indios han tardado 500 años en mirarnos a los ojos, y jamás conseguiremos que vuelvan a caminar mirando al suelo".